[Español] [English] 

HISTORIA DEL ARGÁN


    El bosque de arganes ha perdurado a lo largo de milenios y la historia del argán se confunde con la de Marruecos, convirtiéndose en el emblema de las tierras del sur del país. Recibe nombres que intentan reflejar su importancia sociocultural: árbol de vida, árbol bendito, árbol sagrado, árbol mítico, es considerado un don divino, "el padre de todos". Debido a su dureza y resistencia, es el símbolo de una fuerza que protege de todo mal, guardián de las almas y de los rebaños.  De las semillas de sus frutos se extrae un aceite merecedor de todas las alabanzas y cuyas virtudes, bajo el prisma de la ciencia -que le está prestando gran atención- aún han de sorprendernos.

    Uno de los primeros usos conocidos fue el que le dieron los fenicios que, por su luminosidad, lo usaban para alimentar sus lámparas de aceite. En cuanto a los bereberes,  lo han usado desde siempre por sus virtudes  tanto cosméticas como alimentarias.

    Hoy, la explotación del argán tiene un peso económico real pero su sobreexplotación también constituye un peligro para su supervivencia, a pesar de un Dahir de 1925 que establece un derecho consuetudinario y rige los derechos de explotación  de los arganes.

    Esta ley, que sigue en vigor,  le otorga a la población local unos derechos de uso y disfrute muy amplios:

   
  •                 Derecho de recolección de los frutos   
  •                 Derecho de pastoreo   
  •                 Derecho de labranza de las tierras   
  •                 Derecho de uso de las piedras y de la arena sin contrapartida   
  •                 Derecho de recogida de leña

    La reciente concienciación de las clases científica y política del interés del argán a nivel social, medioambiental y económico en las regiones del sur de Marruecos, se ha concretado en la necesidad de implementar un plan de protección, promoción y puesta en valor del bosque de arganes. Como decíamos anteriormente, la Unesco declaró el argán Patrimonio Universal en 1998 con el propósito de protegerlo a través de la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.




Copyright ©Emilio Rovalo  2010. - 
RSS